GUÍA PRÁCTICA DE MAMÁ: KIT PARA EL AVIÓN

GUÍA PRÁCTICA DE MAMÁ: KIT PARA EL AVIÓN

En los últimos 3 meses Leti ha montado en avión más de 5 veces, algunos vuelos más largos que otros, pero todos son un desafío completo. Si nosotros como adultos nos desesperamos en un avión, ni les cuento como se puede poner una chiquita de 1 año largo cuando le toca quedarse sentada en las piernas de mamá por más de 1 hora. Algunas veces el vuelo nos ha coincidido con la hora de la siesta y es el escenario ideal, hasta que se me duerme el brazo o el señor de al lado tiene que pararse al baño.

Hemos viajado en todos los puestos, para saber cual es el que más nos conviene con Leti. El pasillo funciona bien porque podemos pararnos a cambiar el pañal sin tener que despertar a nadie, al aterrizar podemos salir más rápido y de vez en cuando Leti puede caminar libre por el corredor para estirarse. Pero también en ese puesto hay más posibilidades de que alguien despierte a Leti y la acomodada es mas difícil. Nosotros preferimos la ventana, primero porque es el espacio perfecto para algunas de las actividades que les voy a mostrar mas adelante y porque vamos mucho más cómodas. 

Este kit para viajar en avión lo he usado en todos los viajes y les juro que ha sido un salvavidas completo. Si, los aviones tienen pantallas con películas y juegos, pero eso no logra entretener a mi hija por más de 20 minutos, así que me tocó ponerme creativa y aquí les enseño qué puse en nuestro kit, que llevamos siempre dentro de la pañalera de Leti como equipaje de mano.

1. Libros: Cuando hice el kit por primera vez metí 2 libros, uno normal que es el de Masha y otro que es mucho más resistente y las hoja son mucho mas gruesas. Debo confesar que el de Masha no sobrevivió el primer viaje, las puntas se doblaron, Leti le echó agua y se arrugó, mejor dicho les recomiendo que usen libros resistentes o si tienen de tela mucho mejor.

2. Figuras de gel: Estas se la regalaron a Leti hace rato y las teníamos en el espejo de su baño, pero funcionan perfecto en la ventana del avión o como nos toco la vez pasada en la mesita. Como no están diseñadas para llevárselas de un lado a otro, lo que hice fue ponerla sobre papel encerado para que no se secaran y las metí en una bolsa ziploc pequeña. De todas las actividades esta fue la que más le gustó a Letí. Tengan cuidado de no doblar las figuras cuando las guarden porque después no se quedan pegadas y terminan, como yo, haciendo contorsiones para buscarlas debajo de la silla. 

3. Colores y papel: Este es el dúo dinámico, no pueden faltar. Normalmente Leti usa más las crayolas que los colores, pero el problema que tienen las crayolas es que pintan sobre todo, incluyendo la ventana del avión, la silla, la mesa e incluso el pasajero del lado. Así que ésta vez sólo puse colores, otro truco es llevar un de cinta transparente para fijar la hoja en la mesa y delimitar el área de trabajo. Si tienen estas caja de colores que vienen con taja lápiz incluido, es posible que en algunos aeropuertos los molesten, así que evítense demoras y quiten la cuchilla antes de viajar.

4. Stickers: Esta actividad la descubrimos hace poco con Leti y básicamente consiste en pegarnos stickers en todo el cuerpo, las manos, los cachetes, los pies y la frente son sus spots favoritos. También pueden pegarlos sobre papel e integrarlos al plan de colorear, pero debo advertir que es muy probable que alguno termine pegado donde no debe, así que los stickers que no son laminados o plásticos es mejor que los dejen en la casa.


5. Celular o Ipad: Aunque no son mi opción favorita, tenia que incluirlos en la lista. Cuando el resto de las actividades falla y la angustia aparece, acudo a mi iPhone. Lo que si les recomiendo es que tengan los videos y los juegos descargados y actualizados. Nosotros vemos Masha y el Oso y Spirit en Netflix y las descargamos de ahí pero a veces las descargas se vencen y si no hay wifi cerca quedamos fritos. En cuanto a juegos, solo usamos uno que se llama Ocean y es de rompecabezas.

Finalmente lo que hago es guardar todas las cosas en una bolsa ziploc grande, para no tener que buscarlas como loca en la pañalera y para que estén protegidas de cualquier accidente con agua, jugo o comida. También es súper práctico cuando pasas las revisiones de seguridad, porque si te lo piden, solo debes sacar tu kit y listo. Espero que se animen a probarlo y lo lleven en su próximo viaje!