VOLVER A LA RUTINA ES UN PROCESO DE 10 PASOS.

VOLVER A LA RUTINA ES UN PROCESO DE 10 PASOS.

Volver a la rutina después de vacaciones es difícil.  Sin importar cuantos años tenga uno, o en donde paso las últimas semanas, cambiarse el chip y empezar la rutina de nuevo no es cosa fácil. Lo peor de todo es que por más de que uno se resista y entre en un periodo de negación, la rutina nos espera con sus brazos abiertos. Después de mucho analizar el fenómeno del regreso a la realidad y sus efectos , llegue a la conclusión de que el volver a la rutina es un proceso de 10 pasos:

Paso 1: Superar el cansancio extremo: Por que uno siempre llega más cansado de lo que se fue, y es que no se puede negar que 20 días de playa, brisa y mar pueden ser agotadores.

Paso ·2 : El cambio de horario: No importa si pasó las vacaciones en Abu Dabi o en Mariquita uno tiene que hacer cambio de horario, convencer a su cerebro que ya no puede acostarse a las 2am, y lo peor, que no puede levantarse a las 10 am.

Paso · 3: La crisis de la nevera vacía: La última semana antes de vacaciones es objetivo principal es acabar con todo lo que hay en la nevera, el problema es que esa misma nevera en la que no hay ni un limón es la que te recibe, famélico, a la mañana siguiente de haber llegado de viaje.

Paso · 4: Papá Noel  se explotó en mi casa: Ver la casa decorada de techo a piso en Diciembre es lo máximo, pero cuando llega Enero 15 y mi balcón es el único del edificio que todavía esta decorado, no hay nada más que hacer que bajar por las cajas al depósito y durar todo el día guardando bolas y luces.

Paso ·5 : Cambio de uniforme: Si hay algo difícil es tener que dejar de usar bikini todos los días para ponerse las mil capas, necesarias, para sobrevivir el clima Bogotano. Si de pronto usted se bronceo de más, ni le cuento lo que pesa la ropa encima de unos hombros quemados.

Paso ·6: ¿Dónde quedo eso? Después de vacaciones, la memoria se demora un poco en reaccionar  y encontrar esas cosas que no necesitábamos en vacaciones pero que son indispensables en el mundo real; las llaves del depósito, del carro o la agenda es más difícil.

Paso ·7: Yo manejo: Esa es la frase que casi nunca sale de mi boca y menos después de vacaciones. Si ustedes igual que yo, tuvieron la fortuna de no haber cogido el carro en todas las vacaciones, entienden lo traumático que puede ser volver a manejar y esquivar taxis, buses, huecos y peatones.

Paso ·8: Enero 18 de 2014 2015: Los primeros meses del año, cuando me se siento a escribir cualquier cosa que tenga fecha siempre me equivoco. Por eso cuando voy a llenar algún papel en la oficina, parezco niño aprendiendo a escribir, repitiendo en voz alta y muy despacio  L E T R A   P O R   L E T R A.

Paso ·9: Volver al gimnasio: Muy en contra de mis pequeñas resoluciones de fin de año, llevo 5 días en mi casa y todavía no encuentro el botón que prende mi cerebro deportivo, eso sí el botón de “mañana si voy” lo tengo perfectamente ubicado.

Paso · 10: Superar el piloto automático: Mientras supero los primeros 9 pasos para volver a la rutina, yo estoy en piloto automático y salir de ese estado es el paso más importante. Ese momento en que de verdad asumo mi rutina con sus partes buenas y malas.                          El momento en que digo sin amargura: se acabaron las vacaciones.

C