EL RED CARPET SEASON ES MI GUILTY PLEASURE.

EL RED CARPET SEASON ES MI GUILTY PLEASURE.

No nos digamos mentiras, todos tenemos un “guilty pleasure”, eso que nos gusta comer, ver, leer o hacer aunque sepamos que no es lo mas saludable o lo más enriquecedor del mundo.

Y es que todos necesitamos un espacio donde podamos relajarnos y disfrutar de algo que nos aleje por un segundo de la cotidianidad y de la larga lista de cosas pendientes.

Muchos disfrutan viendo realities de famosos con mucho dinero y poco que hacer, otros pasan horas jugando Xbox o los Sims en el Ipad, o comiendo bocadillos y chocolates en la mitad de la noche. Sin importar cual sea, lo mejor del guilty pleasure es que aunque a veces queramos mantenerlo oculto, hay una pequeña satisfacción y liberación cuando hablamos de el   en voz alta. Por eso hoy les confieso que el red carpet season es mi guilty pleasure.

Como muchos de ustedes, no me conformo con solo un guilty pleasure, pero la verdad es que en ésta temporada donde se entregan todos los premios de la industria del entretenimiento, mi gusto por los famoso y sus vestidos y joyas, las parejas, los host y obviamente los ganadores y perdedores está en su máximo nivel.

Yo soy de las que pone alarma en el celular para acordarse del día y la hora exacta de la transmisión y los pone a grabar, de las que primero ve la llegada a la alfombra roja y luego cambia el canal para ver la entrega de los premios. Soy de las que no le da pena en casa ajena pedir que cambien el canal y de las que se ve hasta la ceremonia donde anuncia a los nominados.

Además de todos los preparativos para asegurarme de no perderme ni un detalle, todos los años hago una lista de las películas nominadas. La lista se convierte en mi guía en lo próximos meses para elegir qué  ver en cine y en qué orden. (Creo que es la única ventaja de que la mayoría de las películas lleguen tarde a Colombia.)

Lo único malo de el red carpet season, y en general de la mayoría de los guilty pleasures es que son pasajeros, por eso trato de disfrutarlos al máximo. Más de una vez he querido hacer una reunión en mi casa,  para ver la entrega de los premios Oscar, los amigos más cercanos, unas copas de vino y apuestas sobre quien será el ganadores de las categorías más importantes. De pronto el 2015 sea el año ganador y empiece una nueva tradición.

 

C