Alimentación complementaria- nuevas texturas Update 8 meses

Alimentación complementaria- nuevas texturas Update 8 meses

Llevamos un poco más de dos meses desde que iniciamos la alimentación complementaria de Joaquín, y desde ese punto hemos tenidos algunos cambios importantes que ameritaban un post un poco más largo. Como les conté en el post anterior Alimentación complementaria: ¿tradicional o baby-led weaning? Decidimos hacer una alimentación mixta, iniciando con pures y papillas y dándole algunos alimentos en su presentación original para que él lo pueda comer solito.

Desde hace 1 semana, Joaquín empezó a dar señales de que estaba preparado para explorar sus comida en una presentación un poco más sólida. Básicamente empezó a rechazar sus purés, apartaba la cuchara con la manito y volteaba la carita para que no pudiera darle. En cambio siempre que nos veía comer algo pedía a gritos que se lo dejáramos probar. Además intenta agarrar la cuchara y aunque no tiene mucha puntería intenta llevársela a la boca el solo, igual que con el DoidyCup. En ciertas cosas me gusta tener un aproach un poco más “radical” por ejemplo con la dejada de la pupa o el pañal. Pero cuando hablamos de la alimentación, soy más de hacer los cambios gradualmente. Así que llevamos una semana pasando de los purés a una textura un poco más molida y grumosa.

Según la Academia Española de Nutrición y Dietética, entre los 8 y los 12 meses los bebés pueden cortar con sus dientes alimentos un poco más grande y duros, por lo que este periodo es el ideal para introducir estas texturas. Personalmente, después de ver un par de casos de niños que con más de 1 años se resistían a los alimentos sólidos y sobre todo a deglutir, no quise darle muchas largas a esta transición. Al principio hubo resistencia de su parte y duró un par de días en que, sobre todo en la noche, comió súper poquito. Les confieso que me estresé mucho y estuve tentada a volver a los purés, pero después de 2 días de “crisis” el apetito de Joaquín volvió a la normalidad. Ahora que su comida es más sólida, he notado que se llena con menor cantidad. Así que hemos ajustado sus porcione, pero estamos muy pendientes de si al final quiere un poquito más.

 Algunas cosas siguen igual, mi leche sigue siendo su mayor fuente de nutrientes, asi que estamos haciendo entre 4 tomas durante el día y 2 en la noche (1 dream-feed y uno a las 4 a.m.). A la hora de la comida, aprovechando que es antes del baño, lo dejamos hacer sus obras de arte con la comida. Mete las manos en el plato, intenta comer con la cuchara y la mayoría de las veces termina regando el agua sobre su mesa.

 Este es el menú de Joaquín en un día normal, en su último control con el pediatra después de revisar su peso, nos dio bandera verde para continuar con las porciones.

7 a.m. Leche materna

8:00  a.m.- Desayuno: 1 onza de jugo de granadilla (para su estreñimiento) , porción de papaya y 1 huevo revuelto.

10:00 a.m. Leche materna

11:30 am – Snack: Papilla de avena con fruta o puré solito.

2:00 pm-Almuerzo: “Sudado” de pollo con papa y verdura. SIN SAL.

3:00 p.m. – Leche materna

4:30 p.m. Snack: Paleta de fruta

5:30 p.m. – Leche materna

6:15 p.m. – Comida (lo mismo del almuerzo)

10:30 pm – Leche materna (dream- feed)

4:30 am-– Leche materna