VIVIR EN EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS

VIVIR EN EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS

No entiendo cómo, porqué o cuando, se pierden las cosas en mi casa. No estoy exagerando cuando les digo que en este preciso momento hay 4 medias de Leti que no tienen compañera, no encuentro por ninguna parte sus leggins grises y por lo menos 3 veces al dpi estamos buscando sus crocs. Todas las mañanas hago inventario de las cosas que se refundieron y las busco como una loca por toda la casa. Le pregunto a Leti si las ha visto y ella moviendo sus manitas y cabeza me dice que no. Le pregunto a Migue y la respuesta es la misma. 

Debo confesar que una de las cosas que más me molesta, frustra y me pone histérica es que se pierdan las cosas y en consecuencia, gracias a las leyes del universo, por lo menos una vez al día ando buscando algo. Prometo que no es falta de orden, en esta casa cada cosa tiene un puesto, hasta las cosas que no sabemos donde poner tienen un lugar específico. Mi esposo incluso mas que yo, es fanático del orden y Leti ya da sus primeros pasos en el mundo de la organización. Sabe exactamente que hacer cuando le canto el himno del orden “ guardar y recoger todas las cosas en su lugar, guardar y recoger porque cambiamos de actividad”.
 
A pesar de nuestros esfuerzos, ahora que Leti es mas independiente y activa creo que las posibilidades de que las cosas se pierdan aumentó. Como no pienso darme por vencida o gastar horas buscando cosas, estoy aplicando estos 3 tips para mantenerla las cosas en su lugar y no perder la cabeza.

1. Exposición de medias: En la lavandería tengo un spot perfecto para mantener expuestas las medias que perdieron su compañera, sin importar cuando se demore en aparecer se quedan ahí. Así evito que cuando por fin aparezca una se me olvide donde había guardado la otra.

2. La canasta de las cosas perdidas: En la habitación de Leti hay una cajita en dónde puede poner las cosas que todavía no tienen puesto o que ella no tiene claro donde van. Al final del día repasamos lo que hay en la caja y le enseño donde guardar cada cosa. No saben las veces que hemos encontrado el teléfono fijo o el control de TV ahí.




3. Tener repuestos: Esta puede sonar obvia, pero muchas veces por miedo a llenarnos de cosas o a gastar más de la cuenta, nos olvidamos que las cosas más esenciales son las que más se pierden. Tener un par de vasos antiderrame o 3 sets de cubiertos nos puede salvar de un dolor de cabeza.

Nos morimos de ganas porque nos cuente ¿Qué es lo que más se pierde en sus casa? 

 

 

C