Trucos para mamás ¿Cómo organizar tu tiempo?

Trucos para mamás ¿Cómo organizar tu tiempo?

Ser mamá es maravilloso, de eso no tengo la menor duda, pero también tengo clarísimo que un trabajo de tiempo completo. Uno que requiere de mucha disciplina, organización y sobre todo de mucha constancia y paciencia. A medida que llegan más hijos a una familia, al igual que el amor, las tareas y las responsabilidades se multiplican y aunque nuestro corazón esté pleno, a veces nos podemos sentir un poco abrumadas.

Llevo casi 8 meses siento mamá de dos y las cosas que he aprendido en estos meses no las puedo contar con los dedos de las manos. Como dicen en USA "este no es mi primer rodeo" y la experiencia me ha ayudado muchísimo a no cometer los mismo errores, pero dejar atrás esa etapa de mamá primeriza no me hace infalible. Todo los niños son diferentes y en esa misma medida las lecciones que aprendemos con cada uno de ellos, son únicas. 

En esta nueva etapa de mi vida he llegado a la conclusión de que hay 5 mandamientos para esta transición de 1 a 2 hijos, y creo que pueden aplicarse siempre que llegue un nuevo integrante :) - Cuando tengan su segundo bebé, se van a dar cuenta de que las reglas y recomendaciones que eran sagradas antes, ya no aplican. Ahora cuando el bebé duerme, no puedes dormir tu también porque hay otro pequeño que te necesita, por ejemplo. 

Les confieso que no ha sido fácil ponerlos en práctica, pero como todo en la vida, las cosas buenas requieren de esfuerzo y tiempo. Hoy les quiero contar sobre el #1, decidí hacerlo en varios posts para poder explicarlo en detalle, sin que esto de volviera el post más largo de la historia.

Ten claras tus prioridades:  Esta es mi primera regla, porque es quizá la que más trabajo me cuesta, y consiste en entender que el checklist de cosas pendientes tiene un nuevo orden. Cuando las cosas en un hogar funcionan como un engranaje en donde todos saben cuáles son sus responsabilidades, cuándo y cómo hacerlas es lo máximo. Pero cuando el piñón más grande, osea la mamá, tiene que enfocarse un nuevo bebé la cosa puede complicarse. 

Cuando Joaquín estaba recién nacido hacer esto era más difícil, porque sus siestas no tenían horario y no eran muy largas, por lo que apenas lograba jugar un ratito con Leti, comer algo y si estaba de buenas hacer un power-nap. Ahora que ya sé cuándo y cuánto “tiempo libre” tengo en el día es más fácil cumplir con este mandamiento.

El domingo o lunes en las noches, en mi celular o en un cuaderno, hago una lista de las cosas que quiero hacer en la semana y luego las pongo en una matriz de priorización. Este truco se lo aprendi a Paola Elizaga y aunque suena súper “oficinistico” les prometo que es muy efectivo.

La matríz matriz de Eisenhower se ve algo así:

Ahí incluyo absolutamente todo. Desde las actividades con Leti, hasta pagar los servicios de la casa. Luego empiezo a trabajar según el orden, empezando con lo urgente-importante, luego con lo no urgente-importante, y al final dejo lo no importante-urgente y lo no urgente-no importante.

En teoría la matriz sugiere que las cosas que quedan en las 2 últimas categorías deben delegarse y eliminarse respectivamente, pero en mi caso si está en la lista es porque debo hacerlo en algún punto. Así que en vez de borrarlo queda de última y es un comodín que tiene opción de posponerse si algo pasa. En el punto de delegar estoy trabajando y aprovechando muchos las manitos que me apoyan ahora que estamos fuera de la casa.

Seguramente al principio hacer esta clasificación les va a parecer una tarea más, pero a medida que vas viendo lo efectiva que es la vas a amar ¡tanto como yo! Además como hay varias tareas que son recurrentes ya voy teniendo una guía más clara que lo que debo hacer primero. Además con la práctica vas a ir viendo qué modificaciones necesitas hacer, por ejemplo yo intento tener claro un aproximado del tiempo que me toma cada tarea. Por ejemplo, para hacer Kumon con Leti reservo 30 minutos, para pagar los recibo de la casa 20, y así voy armando el mapa de que alcanzo a hacer en la primera siesta y qué en la segunda. 

Esto me ha ayudad mucho a desterrar de a poquitos la frustración que me dejaba llegar al final del día y sentir que no había hecho nada de lo que necesitaba hacer, me ha ahorrado horas trasnocho, pero sobre todo me ha dado la tranquilidad necesaria para disfrutarme mis hijos el resto del tiempo.