ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA: ¿TRADICIONAL O BABY-LED WEANING?

ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA: ¿TRADICIONAL O BABY-LED WEANING?

Tenía clarísimo que después de 4 años había muchas cosas que tendría que repasar sobre el cuidado de un bebé. Además del tema del sueño y la lactancia, la alimentación complementaria estaba en la lista. En uno de los controles con el pediatra, fue muy insistente en que no podíamos perdernos nuestra cita de los 6 meses porque durante los últimos años había habido muchos cambios en el tema, para mi ese comentario fue una alerta, así que me puse a investigar inmediatamente. 

Seguramente habrán escuchado del método "Baby Led Weaning" o BWL que está muy de moda y que sin duda ha sido uno de los cambios más notorios en cuando hablamos de alimentación complementaria. La verdad es que encontré muchísima información al respecto, tanta que en un punto termine confundida, así que opté por buscar un curso. Queríamos que un experto en el tema nos explicara, resolviera nuestras dudas y nos diera las herramientas necesarias para tomar una decisión informada sobre el método de alimentación que elegiríamos para Joaquín.

Con Letizia hicimos AC tradicional, en esa época todo este tema del BWL /BLISS no estaba de moda, o por lo menos no en Colombia, así que empezamos con purés y cremas. Gradualmente fuimos introduciendo más texturas y la verdad es que nos fue muy bien. Hoy en día sólo hay 1 alimento que no le gusta (la cebolla), su apetito es envidiable y en general logramos establecer muy buenos hábitos. Así que si había posibilidad de que decidiéramos cambiar en método que nos funcionó tan bien, sería porque había evidencia médica que demostrara que era mejor, o porque fuera una opción mucho más práctica y segura.

Después de mi curso con Natalia Berrío y Diana Salazar, aclaré muchísimas dudas y me sentí mucho más segura del camino que queríamos tomar. El segundo paso fue hablarlo con nuestro pediatra, esto es un paso imprescindible para nosotros, simplemente porque él conoce perfectamente la historia médica de Joaquín y con el tema de su estreñimiento funcional,  era clave tener en cuenta sus recomendaciones.

Como les conté en Instagram decidimos hacer una alimentación mixta, 80% tradicional y 20% BLW. Es decir que Joaquín come sus alimentos en puré inicialmente, pero tambien le damos alimentos como frutas y carne en trozos para que el pueda comerlos de forma independiente.

Hubo muchos factores que tuvimos en cuenta pero quizá los más importantes fueron estos:

  1. Siendo un método tan nuevo, hay poca evidencia científica que pruebe que el BLW garantice una mejor alimentación y/o absorción de los nutrientes.
  2. Aunque en teoría es más práctico, por que los bebés comen lo mismo que el resto de la familia, en nuestro caso particular no es así. Me parece más trabajo cocinar lo mismo pero por separado, ya que Joaquín no puede comer sal y otros condimentos.
  3. Aunque si se hace siguiendo TODAS las recomendaciones, el BLW no tiene un mayor probabilidad de ahogamiento que el método tradicional, es un riesgo que preferimos no correr.
  4. Me encanta que con este método puedo hacer batching y tener el varias porciones súper rápido.
  5. Joaquín disfruta muchísimo sus purés, comiendo con la manito y la cuchara. Con los trozos enteros no tiene tanta libertad. ¡Me pongo nerviosa y cada 2 segundos estoy revisando que no se este metiendo mucho a la boca!

Como siempre les digo, cada niño es un mundo y cada familia un universo, esto es lo que nos funciona a nosotros por nuestras dinámicas y por la personalidad de Joaquín, así que no es palabra sagrada. Sin importar el método que elijan, la clave está en que nos de tranquilidad, que nuestros chiquitos se alimenten bien para seguir creciendo y que estén seguros.