CERRAR CICLOS

CERRAR CICLOS

La vida no es una ciencia exacta, no trae manual de instrucciones ni fórmulas para encontrar la felicidad o el éxito. Todos recorremos el camino de la mejor manera que podemos, haciendo ensayos y aprendiendo de nuestros errores.

Una de las lecciones más importantes que aprendí de niña, me la enseñó mi papá. La verdad no me acuerdo si me lo dijo o si fue su ejemplo el que me demostró que en la vida es igual de importante saber cuando seguir luchando, y saber cuando parar o cambiar de rumbo.

La perseverancia es uno de los dones más importantes, pero el entender que en la vida todo son ciclos, que las cosas prestan servicio y hay que dejarlas ir, nos evita muchos dolores de cabeza, esfuerzos en vano y nos ahorra mucha energía.

Muchas veces lo que debemos hacer no es cerrar el ciclo o seguir luchando, sino parar, ver el panorama y revisar nuestra brújula. Yo llevo ya varios meses en este proceso. Intentando dejar de lado los apegos, los miedos para poder mejorar todo lo que hago.

Este blog que empezó como un hobby, se convirtió en mi trabajo. Intentando encontrar algo que hacer en mi tiempo libre, encontré lo que quiero hacer de mi vida.

No fue un camino fácil, ni tampoco corto. Duré años buscando el rumbo correcto y la forma de llegar a ese punto en el horizonte. Estuvo lleno de intentos fallidos, ideas desperdiciadas y varias noches sin dormir. Más de una vez me pregunté ¿para qué? y tuve la intención de renunciar y olvidarme de todo.

Ahora en retrospectiva me doy cuenta de que hubiera podido hacer las cosas de otra manera, pero seguramente no hubiera aprendido todo lo que aprendí. Este post quedo un poco melancólico, pero si algo me gusta de lo que escribo es que esta lleno de mis emociones. Se vienen grandes cambios y prometo compartirles de qué se trata todo esto muy pronto!

C